7 de septiembre, San Fermin! – Emociones a flor de piel en Pamplona – Carolina y Hector

Pamplona es una de esas ciudades que tiene un «no se qué» que te enamoran. Mucho más allá de los toros, encierros y fiestas patrias varias, las cuales respeto pero en las cuales veo más «turisteo» que otra cosa, Pamplona te ofrece una ciudad preciosa y tranquila donde dan ganas de mudarse a vivir.

Y en esa preciosa ciudad es donde Carol y Hector se casaron, después de dos estupendas prebodas en Madrid (alguna concesión había que hacerle al novio, que es «gato»), en la iglesia de San Lorenzo, concretamente en la capilla de San Fermín, como Dios manda.

Un 7 de Septiembre, como la canción de Mecano, se dieron el sí quiero, ya sabéis, la canción del aniversario ( y que conste que yo no soy demasiado de Mecano, esa es mi mujer, que es muy «flan» de ellos). Así que, chicos, ahora cada 7 de Septiembre os podéis poner la canción de Mecano (si sois fans) a todo trapo y cantar bien alto eso de que «ES NUESTRO ANIVERSAAARIO». Y si no os gusta Mecano da igual, hacedlo igualmente, que así se liberan endorfinas, que son buenas para el amor y para la vida en general.

Podría decir muchas cosas de la boda, pero sin duda si tengo que resumir toda la grandiosa experiencia hacer las fotos en Pamplona diría que ha sido una boda muy divertida y emotiva. Y es que, aunque ya lo comentaba hace poco tiempo en este post, hay momentos donde se desatan las pasiones y, ¡ala! todos a llorar como magdalenas, la novia, la hermana de la novia, la mama de la novia, el fotógrafo de la novia. Un sindios vaya.

Pero este exceso de sentimentalismo se cura con fiesta, mucha fiesta, y en Pamplona estuvimos desde las 6 de la tarde hasta la madrugada dándolo todo, riendo, bebiendo, bailando con amigos y familia, disfrutando y poniéndole a la vida un poco de salero y de ganas, que para eso están las bodas, para disfrutarlas con ganas.