El gran día de Celia y Mus – Boda en mitad de un bosque de Olivos en Madrid

Como ya os decía la semana pasada, esta semana tocaba LA BODA de Celia y Jose Carlos (Mus para los amigos), así, con mayúsculas bien grandes. Y es que sólo me salen palabras buenas y agradables para describir esta boda entre dos personas maravillosas y estupendas.

Y es que no hay nada más bonito que dos personas que se quieren y que se quieren de forma normal y natural, como son, sin artificios, sin cosas raras, sin querer ser en un día todo lo que uno no es durante el resto del año. Y eso es lo que pasó en esta boda, que los novios se querían por como eran y se comportaron como se comportarían otro día de su vida. Y como en fotografía menos es más, en este caso ese menos fue mucho más.

Y es, precisamente, esa sencillez es la que hace que las fotografías que saqué luzcan como lucen: con luz propia y con brillo natural, sin artificios raros ni necesidad de crear situaciones ficticias. Porque no es necesario montar un gran «sarao» y coger la fuente de chocolate más cara y el menú más extravagante para demostrarse amor, tan sólo hacen falta dos personas que se quieran y, sobre todo, que quieran compartir eso con toda su gente.

Para esta boda conté con la ayuda, siempre inestimable, de mi colega y amigo Hilario, el cual ha publicado su versión de esta boda en su propio blog y que podéis ver aquí.

En definitiva, éste y el post de Hilario es el resultado de la visión de dos fotógrafos con cuatro cámaras para dos novios que se quieren de verdad y sin tapujos, sin artificios y desde el corazón, y es que no hay nada más bonito en este mundo que el amor verdadero y sincero entre dos personas.

 

Postdata: ¡No os perdáis la última foto, por que en este trabajo es tan importante ser profesional y serio como saber disfrutar de la fiesta y del ambiente!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celia + Jose Carlos = Loki – Preboda en Madrid

Celia, cuando quedamos para vernos y hablar un poco de su boda, y de las ideas que tenían para ella, me dijo que tendría que practicar la fotografía de animales, no sabía lo en serio que me lo decían.

Y es que lo que siente esta pareja por su perro es equivalente a lo que se siente por un hijo. Loki es un pastor alemán precioso y juguetón que no paró quieto en ningún momento y con el que compartimos un buen rato de sol, parque y algún que otro beso.

Por que costaron un poco los besos, pero al final llegaron, ¡y de que forma oigan!.

Pasamos una tarde de risas, besos, babas de perro y buenas fotos, una antesala a una de las mejores bodas que he tenido en este año 2013 sin duda alguna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos novias y una boda, toda una experiencia en Guadalajara

La verdad es que, cuando comencé en esto de la fotografía de bodas, nunca me imaginé la ilusión que me haría ver una boda entre dos chicas. Llamadme tonto y pueblerino, pero ver a dos chicas guapísimas vestidas de blanco y dándose el «sí quiero» en una ciudad como Guadalajara, hizo que me sintiese un poco más orgulloso de mi ciudad.

Y es que, mal que me pese, Guadalajara nunca ha sido de lo más «abierto» de este mundo, pero está claro que las cosas cambian, los tiempos son otros, y ya era hora de que dos personas que se quieran lo puedan demostrar y formalizarlo por escrito, sin problemas ni tapujos, de forma natural, que es lo que es, amor y nada más.

Tampoco me imaginaba haciendo una boda en Diciembre, pero hay que reconocer que el tiempo nos respetó muchísimo y nos permitió hacer unas bonitas fotos a la entrada y a la salida del Ayuntamiento de Guadalajara, donde tuvo lugar el enlace, y unas pocas más en la habitación del hotel Tryp Melia Guadalajara, que fue donde realizaron Denisse y Ángela el convite.

Un convite familiar, con pocos invitados pero muy allegados, con familia de México, de Portugal, de Madrid, de Granada, de Guadalajara. Un pequeño crisol de culturas reunidas para un evento especial: la celebración del amor por encima de todas las fotos.

Y yo, aparte de tener el lujo de trabajar con ellas dos, y de poder conocer a gente de tan distintas partes del mundo, puedo asegurar que he conocido a dos buenas amigas.

PD: ¡Denisse, me debes una cena mejicana SIN picante, que no se me olvida!

victorsaboya-1815-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-1828-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2000-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2005-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2022-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2044-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2062-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2134-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2297-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2308-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2359-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2397-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2399-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2403-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2406-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2413-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2420-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2458-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2508-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2574-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2613-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2646-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2986-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3026-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3041-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3059-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3088-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3098-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3212-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3250-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3256-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

Marta & Juanma – Guapos por fuera y preciosos por dentro

Marta y Juanma son ese tipo de clientes que todos los fotógrafos profesionales queremos tener: serios, educados, de palabra y ¡guapos por dentro y por fuera!

Marta me escribió para contarme que se casaban y que querían unas fotos de recuerdo de ese momento, y aunque su ceremonia iba a ser muy familiar, le gustaría contar con unas fotos en un sitio bonito. Así que quedamos para hacer las fotos un sábado de febrero, y llovió, y esperamos al siguiente, y llovió más, y así casi dos meses; todos los fines de semana llovía o hacía un tiempo de perros, hasta que, finalmente, conseguimos quedar en Abril (¡casi dos meses después!) para poder hacer las fotos.

Nos escapamos al Parque del Capricho, donde ya he hecho más prebodas. Para mi es un sitio especial, de los primeros sitios donde empecé a hacer fotos y, a día de hoy, sigue siendo una gran fuente de inspiración, por la cantidad de huecos, recovecos y lugares mágicos que encierra el parque museo.

Y allí, en un lugar especial, Marta y Juanma hicieron su magia, la magia de quererse, de los besos y de los cuchicheos al oído, de las sonrisas de medio lado y de las carcajadas sonoras, de ese tipo de magia que me gusta fotografiar, capturar y guardar para siempre en unas fotos como éstas:

 

victorsaboya-3118-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2746-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2797-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2814-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2871-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

 

victorsaboya-2963-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

 

victorsaboya-2999-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3010-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3034-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3048-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2922-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

Paseo «vintage» por Madrid – Carolina y Hector (parte I)

Cuando Carolina me dijo que quería algo especial para su preboda, algo con «regusto» antiguo, me hizo muchísima ilusión, siempre es genial que tus propios clientes te propongan algo nuevo y que se salga un poco de la «rutina» (aunque en este mundillo cada pareja es un mundo y cada sesión es diferente).

Así que cuando me dijeron que querían un paseo por Madrid pero con un rollo más «años 20», no me pude negar. Quedamos en la zona de Huertas y dimos un paseo por la zona centro de Madrid.

Plaza Mayor, Plaza de Santa Ana, Palacio Real, los sitios más espectaculares de la capital con dos invitados de lujo, dos viajeros en el tiempo que se demostraban su amor «añejo» en cualquier esquina.

victorsaboya-5949-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6000-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6033-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6034-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6006-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6017-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6053-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6069-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6138-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6148-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6079-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6087-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6096-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6126-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6186-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6206-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-6226-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

Denisse & Angela – International Love

La historia de Denisse y Ángela, una mejicana y la otra portuguesa, es de las de cuento, de las de chica conoce a chica, se enamoran por internet y al conocerse se dan cuenta de que están hecha la una para la otra.

Cuando me la contaban, mientras dábamos una vuelta por el parque del Capricho en Madrid, sus miradas se iluminaban, y es que, otra cosa no, pero lo que estas dos chicas se tienen es AMOR, con mayúsculas.

Se casaron en Diciembre, así que, se fiaron de mí y nos escapamos una fría tarde de Otoño al parque museo, para hacer una preboda diferente, especial, tierna y, a pesar del frío (que animaba a juntarse un poco más para calentarse), supieron demostrarse su amor. Aquí tenéis las fotos que captan ese sentimiento, y que nos enseñan que no hay nada más bonito que dos personas que se quieren.

victorsaboya-9753

victorsaboya-9985

victorsaboya-9958

victorsaboya-9946

victorsaboya-9925

victorsaboya-9900

victorsaboya-9835

victorsaboya-9828

victorsaboya-9807

victorsaboya-9815
victorsaboya-9790

victorsaboya-9769

victorsaboya-9766

victorsaboya-0245

victorsaboya-0233
victorsaboya-0003

victorsaboya-0145

victorsaboya-0183

victorsaboya-0285

Don’t let the music end! – Susi y Pepo se casaron en Guadalajara

Hace poco os subí las fotos de la preboda que hice,  con Hilario,  de Susi y de Pepo en la sierra norte de Guadalajara, y hoy os quiero traer las fotos de su boda.

Pero no una boda cualquiera, sino una boda musical.

Un enlace con su banda sonora propia, con sus acordes, sus cambios de ritmo y con un coro magnífico de voces en todos los registros.

Y es que no se puede negar que Susi vive la música, por y para ella. Y bien que lo demostró el día de la boda, con ese magnifico coro de amigos que la acompañó desde la entradilla hasta el altar; con esos mariachis locos que hiceron la delicia de los asistentes (impagable la actuación del violinista del grupo,¡ todo genio y figura!) y con un precioso baile inaugural que arrancó las lágrimas de más de uno y de dos invitados.

Pero para mi el momento clave fue cuando, después de toda la boda, se enfundó su «traje» de cantante de orquesta y nos deleitó a todos con unos preciosos acordes, ¡así da gusto acabar una boda!. Tanto Hilario como yo gozamos la boda, desde el minuto cero hasta bien entrada la madrugada en el pueblo de Galápagos.

Asi que, aquí os dejo, haciendo el símil fácil, un poco de música en imágenes:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Besos al atardecer en la Sierra Norte de Guadalajara – Preboda Susi + Pepo

Cuando me llamó Hilario para que me escapase con él y con Susi y Pepo a mitad de la sierra de Guadalajara, no me lo pensé dos veces.

En Guadalajara, mi tierra, hay una zona preciosa en la sierra norte, donde las casas están construídas con pizarra, dando a los pueblos de ese lugar un «feeling» especial, aparte del que ya tiene de por sí esa zona de la provincia, con sus hayedos y sus montes.

Así que nos fuimos para allá, en Octubre, sin las aglomeraciones del verano, paseando por las calles de Campillo de Ranas, un pequeño pueblo de la arquitectura negra con un encanto realmente especial, con sus casas de piedra, sus colores vivos que van desde el verde intenso al rojo pasión y sus gentes que, fuera de tópicos, son encantadores. Para que os hagáis una idea, acabamos en la casa particular de un vecino que nos enseñó las fotos de su familia y las que hacía su hermano y su padre, como en familia.

Y aprovechamos que estábamos en mitad del campo para dejar que Susi y Pepo se quisieran a sus anchas, sin prisa, como ha de cocerse el amor, a fuego lento y con una bonita puesta de sol de por medio.

Y con besos, y con abrazos, y con palabras suaves… y eso se nota,  en sus miradas, en sus gestos, en la sonrisa de Susi, en la de Pepo: y qué mejor forma de recordar todo esto… que con unas bonitas fotos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manos arriba, esto es un enlace – May y Elo, se casan dos amigos

En este mundillo de las bodas, cuando un compañero te llama para que le hagas las fotos el día de su enlace es algo especial, pero cuando son dos, tanto ella como él, fotógrafos (y de los buenos, no os vayáis a pensar que hablamos de cualquier tipo de fotógrafo), pues la cosa se vuelve especialmente especial.

Elo y May son dos AMIGOS, así, con letras grandes, de neon y brillantes. Son de esas personas que, una vez que entran en tu vida, ya no quieres que salgan de ella de ninguna manera, y ellos entraron en la mía en un momento especial: cuando yo estaba comenzando en esto de la fotografía; y ahora sé que no podría entender parte de mi fotografía sin ellos.

Juntos hemos hecho locuras auténticas, como irnos al retiro a regalarle piruletas a la gente sólo para que nos dejasen hacerles fotos (hay video de ello, prometo subirlo si me lo pedís más de 10 personas 😉 ), hemos realizado exposiciones juntos en Madrid y han sido dos compañeros de fatigas a los que recurrir cuando los ánimos flaquean.

Así que, cuando me dijeron que querían que recogiese el momento de su enlace, en un acto íntimo y para poca gente, no me pude negar.

Os puedo asegurar que ha sido una de las bodas más íntimas y bonitas que he vivido en 2012, porque es lo que tiene hacer las cosas en familia.

¡Se os quiere, familia!