Mi pequeño gran amor – Lucia

 

Con más miedo que vergüenza me fuí desde el paritorio hasta las incubadoras cuando nació Lucía. Mucho miedo, pues aunque acababa de verla salir, moradita y con cara de mucho enfado, como cuando a uno le despiertan de un sueño genial, realmente no era consciente de que aquella pequeña bolita de ojos grandes y que lloraba y lloraba, era mi hija, sangre de mi sangre, carne de mi carne.

Desde entonces han pasado ya tres felices meses, donde, sin darme cuenta casi, Lucía ha crecido mucho, ha engordado más y ha ido haciendo más y más cositas, entre ellas sonreír a casi todas horas, cosas que papá, aqui presente, hace que se le caiga la baba allá donde esté.

Tanto su mamá, Belén, como yo, queríamos recoger para siempre los primeros momentos de vida de Lucía, porque era muy pequeñita, porque estaba arrugadita y todo le venía grande, porque cabía en un brazo, y en un cestito!. Así que, tras convencer a la mami, a los cinco días de vida de la pequeña Lucía, nos fuimos al estudio a hacerle su primer «book».

Y con cuarenta grados en Guadalajara escurriendose por toda la calle cogimos a la pequeña bolita y le hicimos estas fotos, para mi muy especiales por lo que significan, posiblemente, las fotos más especiales de toda mi vida.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

3 thoughts on “Mi pequeño gran amor – Lucia

  1. Puede haber algo más bonito que el retrato de un bebe a través de los ojos de su padre ???? Aquí está la prueba de que nada puede ser mejor.
    FELICIDADES!!!!

    Vicky desde Murcia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.