Preboda en Guadalajara – Amor en un pueblo Abandonado – Ana y Dani

Cuando realizas una preboda , sin duda lo primordial es encontrar un sitio donde los futuros novios se sientan tranquilos y a gusto. A veces los propios novios necesitan un poco de paz, de respiro y, sobre todo, no estar delante de mucha gente, ya que sus propios nervios pueden jugarles una mala pasada.

Así que, ni cortos ni perezoso, nos fuimos a Umbralejo, un pueblo abandonado y restaurado de la Arquitectura Negra de Guadalajara, una belleza en mitad de los montes de la sierra norte de Guadalajara, lleno de pizarra, madera y piedra virgen.

Miles de texturas para recoger junto con besos y caricias, con risas y con abrazos furtivos cuando se pensaban que el fotógrafo no miraba.

Estuvimos en mitad de ninguna parte, rodeados por el aire fresco de la serranía norte de Guadalajara, por el aire puro y el más absoluto silencio, disfrutando de las fotos, del paisaje, del paseo, de la charla para conocernos mejor, del pequeño puente (sigo pensando que tenía un troll debajo, como el de Lucía y Tarkil), de la iglesia de piedra de Tamajón y de una buena cerveza en el único bar que encontramos abierto a la vuelta.

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

preboda en guadalajara , preboda en la arquitectura negra

Víctor Saboya – Preboda en Guadalajara

El sabor de la tierra – Preboda alcarreña

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid,preboda alcarreña

Dicen que no hay nada como el sabor de la propia tierra, de la gente con la que vives toda tu vida y que marca tu carácter y tu forma de ser. Y aunque también es cierto que uno no es profeta en su tierra normalmente, siempre da mucho gusto el que confíen en ti tus compatriotas.

Y es que, aunque a veces se nos resiste un poco Guadalajara, en el fondo, somos alcarreños de pura cepa, y eso se nota…

Un breve vistazo a las fotos de esta preboda alcarreña, con MariaJo y Rafa, en un lugar emblemático de mi querida Guadalajara, El Poblado de Villaflores (que yo toda la vida he llamado El Sotillo, aunque no sea correcto del todo).

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid, preboda alcarreña

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid, preboda alcarreña

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid, preboda alcarreña

 

 

La sencillez del amor – Sesión de pareja: Noe + Vicen

Cuando llevas un tiempo realizando fotografía de bodas y de parejas te das cuenta de que hay determinadas parejas que tienen una química especial, que se nota en el aire cuando se miran y que, si fuese posible, sus cuerpos echarían chispas y se conectarían entre ellos como los enlaces sinápticos de las neuronas.

Conocí a Noe a través de Antonio, un compañero de fatigas y amigo común de ambos, que me la recomendó como maquilladora para una sesión de fotos de boudoir el pasado mes de Mayo. Y como una hora en coche da para muchas anécdotas y cotilleos y un par de horas de sesión cunden mucho, Noe y yo hablamos y hablamos y nos contamos las penas pasadas, que es algo que siempre une mucho.

Y oyéndola hablar de sus relaciones pasadas, alguien conocido le dijo una de las cosas más sensatas que he escuchado en mucho tiempo y que le hizo abrir los ojos, y que no es otra cosa más que el amor es sencillo, y que no merece la pena gastar el tiempo, que no se recupera, con alguien con quien no congenias.

Y así fue como acabó con Vicen, con quien saltan esas chispas, con quien no hace falta decir las cosas porque se entienden sólo con mirarse o con pocas palabras, porque hay AMOR, con mayúsculas, con letras de neón, con brillo propio.  Y eso, hace que mi trabajo sea, siempre, mucho más fácil.

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (14)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (12)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (11)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (10)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (9)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (8)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (7)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (6)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (5)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (4)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (3)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (2)

Sesión de fotos en pareja en Madrid. Fotógrafo de bodas en Madrid, Guadalajara y España. Víctor Saboya Fotógrafo de emociones. Fotografía artística de bodas. Fotógrafo de bodas (1)

Loco, loquísimo. Una de las razones por las que hago prebodas.

Así es como hay que volverse de vez en cuando, un poco loco y dejarse llevar por las pasiones, por las risas, por es estado de mente alterado que hace que las cosas te den un poco más igual y que te relajes.

Y es que cuando trabajas con gente lo más importante es hacer que se relajen, porque no es nada fácil estarlo cuando tienes tres kilos de «hierro negro» apuntándote a la cabeza mientras el que está detrás te dije «Nah, vosotros tranquilos eh…que esto no duele».

Ya, si doler no duele, pero asusta mucho. Tanto que las sonrisas salen forzadas, que las muecas quedan extrañas y que, alguna vez me ha pasado, la persona a la que fotografías se pone a temblar como un flan en un tren (literal, pensaba que le daba algo).

Ésta es una de las razones de hacer la preboda, de vernos antes, de chatear, de mandarnos whatsapps (o wasabis), de comentar en el Facebook, de , en definitiva, interactuar con el «cliente», para que deje de ser sólo cliente y pase a ser compañero, conocido, amigo y cómplice nuestro.

Esto no quiere decir que me pase la boda o la preboda «haciendo el ganso», aunque si os queréis reír un rato, hacedme subir a cualquier sitio, que con lo torpe que soy seguro que acabo en la acequia o en el pozo de al lado de donde me haya subido, pero si que me gusta hablar con vosotros, distender el ambiente, tener chistes privados a los que, en un momento determinado poder recurrir para arrancaros una sonrisa y hacer que, por un momento, se os olvide vuestro odio infinito hacia ese miembro de vuestra familia que, el día de vuestra boda, ha decidido que ponerse una camiseta amarilla con un lema poco agraciado es ir de etiqueta, tal y como vosotros habíais puesto en la invitación que tantas horas y desvelos os llevó seleccionar.

Así que, si queréis que vuestras fotos del día de vuestra boda sean más naturales, distendidas y divertidas, dejaos llevar, volveos un poco locos, que es vuestro día y todo está permitido, o casi todo vaya. Así que, relax, ¡y volveos locos!

Eso si, tened cuidado, que si hay al acecho algún fotógrafo de bodas, ¡podéis acabar inmortalizados para la posteridad.!

¿ No quieres amor? ¡ Pues toma dos tazas !

Carol y Hector se habían atrevido ya con la parte más difícil de sus fotos de preboda. Se disfrazaron y nos dimos un paseo por el centro de Madrid, haciendo una preboda «de época», con muchos besos y un regusto alejo muy interesante.

Pero, aunque disfrazarse está bien y es divertido, también había que cumplir con la parte más «tradicional» de la preboda, y de paso, aprovechar para tener unas fotos bonitas que enviarle a mamá y a papá, más allá del intento de imitación de la foto de Doisneau, pero en la Plaza Mayor de Madrid, ya sabeís, donde los «relaxin cups of coffee».

Héctor es de Madrid, así que se conoce el Retiro como la palma de su mano, y decidió llevarnos al Palacio de Cristal, que es un sitio precioso junto a un pequeño estanque, en una zona donde se respira tranquilidad y paz. Después decidimos que ya habíamos tenido mucha paz y que nos íbamos a ir a explorar a la zona de detrás, que es como una pequeña selva en el corazón de Madrid, la verdad es que El Retiro, junto con el Capricho, es uno de mis sitios favoritos para hacer fotos, porque en el mismo recinto encuentras multitud de sitios diferentes con texturas diferentes que te permiten crear fotos realmente especiales.

Carolina esta vez se dejó hacer un poco más, y la verdad es que la queja que más escuché era que «se estaba riendo demasiado». Y eso no puede ser nunca malo.

Hay que reirse más, porque  es la forma que tenemos de encontrarnos con nosotros mismos, de conectar con el que nos reímos, de soltar adrenalina, de mover más de 300 músculos, de soltar endorfínas y de sentirnos vivos.

Así que hoy os invito a que sonriáis, a que os riáis, a que vivais con una sonrisa, que cuesta lo mismo que vivir sin ella (para algo que es gratis y que no pueden ponerle impuestos, habrá que aprovecharlo).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Sierra Norte de Guadalajara y la fotografía de novios – Mirian y Raúl

Es muy cierto que en este país en general y en Guadalajara en particular (de dónde soy y dónde vivo), no se valoran en absoluto las auténticas maravillas que tenemos cerca y al alcance de un ratito en coche.

Dicen que uno no es profeta en su tierra y, aunque ha costado un poco, por fin puedo decir que soy Fotógrafo de Bodas en Guadalajara (así, con mayúsculas, porque «mis novios» hacen que todo sea a lo grande), y me alegro infinito que Mirian y Raúl me hayan dado la oportunidad, este año, de «estrenarme» en mi propia tierra, algo que, la verdad, me gusta mucho, y es que jugar en casa es algo maravilloso.

Y como era una oportunidad especial, nos escapamos a un sitio mágico en la zona de la llamada Arquitectura Negra de Guadalajara, donde las casas están construidas con pizarra, por lo que toda la zona tiene un encanto especial y mágico que te invita a contemplarlo todo y reconciliarte un poco con el universo.

Y allí nos plantamos, un lunes por la tarde, con la alergia de Raúl reclamando lo que era suyo, y nos metimos entre árboles, ramas, matas y zonas verdes en general. Menos mal que la lluvia hizo acto de presencia al rato de estar haciendo fotos por allí y el pobre pudo respirar tranquilo y dedicarse a su futura mujer a fondo, que le hacía ojitos, o más bien ojazos (azules para más señas) en todo momento y en cualquier esquinita de Valverde de los Arroyos.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celia + Jose Carlos = Loki – Preboda en Madrid

Celia, cuando quedamos para vernos y hablar un poco de su boda, y de las ideas que tenían para ella, me dijo que tendría que practicar la fotografía de animales, no sabía lo en serio que me lo decían.

Y es que lo que siente esta pareja por su perro es equivalente a lo que se siente por un hijo. Loki es un pastor alemán precioso y juguetón que no paró quieto en ningún momento y con el que compartimos un buen rato de sol, parque y algún que otro beso.

Por que costaron un poco los besos, pero al final llegaron, ¡y de que forma oigan!.

Pasamos una tarde de risas, besos, babas de perro y buenas fotos, una antesala a una de las mejores bodas que he tenido en este año 2013 sin duda alguna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marta & Juanma – Guapos por fuera y preciosos por dentro

Marta y Juanma son ese tipo de clientes que todos los fotógrafos profesionales queremos tener: serios, educados, de palabra y ¡guapos por dentro y por fuera!

Marta me escribió para contarme que se casaban y que querían unas fotos de recuerdo de ese momento, y aunque su ceremonia iba a ser muy familiar, le gustaría contar con unas fotos en un sitio bonito. Así que quedamos para hacer las fotos un sábado de febrero, y llovió, y esperamos al siguiente, y llovió más, y así casi dos meses; todos los fines de semana llovía o hacía un tiempo de perros, hasta que, finalmente, conseguimos quedar en Abril (¡casi dos meses después!) para poder hacer las fotos.

Nos escapamos al Parque del Capricho, donde ya he hecho más prebodas. Para mi es un sitio especial, de los primeros sitios donde empecé a hacer fotos y, a día de hoy, sigue siendo una gran fuente de inspiración, por la cantidad de huecos, recovecos y lugares mágicos que encierra el parque museo.

Y allí, en un lugar especial, Marta y Juanma hicieron su magia, la magia de quererse, de los besos y de los cuchicheos al oído, de las sonrisas de medio lado y de las carcajadas sonoras, de ese tipo de magia que me gusta fotografiar, capturar y guardar para siempre en unas fotos como éstas:

 

victorsaboya-3118-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2746-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2797-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2814-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2871-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

 

victorsaboya-2963-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

 

victorsaboya-2999-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3010-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3034-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-3048-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

victorsaboya-2922-fotografo de bodas en guadalajara-fotografo de bodas en madrid

Juego limpio – Gol al amor en el Santiago Bernabeu

Sara y Javi trabajan en uno de los estadios más famosos de Madrid y del mundo: el Santiago Bernabeu. Cuando me lo contaron y comenzamos a andar por los Jardines del Campo del Moro, justo detrás del Palacio Real en Madrid, me resultó muy curioso todo el entramado que se desarrolla en un estadio de futbol aparte de los partidos propiamente dichos.

Y así, entre anécdota semifutbolera, copas de europa y demás historias para no dormir, fuimos consiguiendo que Javi se soltase un poco, que el pobre venía tenso con eso de ponerse delante de mis objetivos, y poco a poco Sara le hizo mostrarse tal cómo es, un tío simpático, amable y de risa fácil, y sobre todo, un enamorado de su chica.

Cuando nos echaron (en más de un sentido) de los Jardines, nos fuimos dando un paseo hasta el Templo de Debod, a disfrutar del precioso atardecer juntos.

victorsaboya-6760

 

Diptico-1

victorsaboya-6822 Diptico-2

victorsaboya-6878

victorsaboya-6914

victorsaboya-6922

 

Diptico-3 Diptico-4

Diptico-5 Diptico-6 Diptico-7

victorsaboya-7058

victorsaboya-7081

victorsaboya-7126