Paloma & Hector – Boda en un pequeño pueblo de Guadalajara

Fuentes de la Alcarria es un pequeño pueblo situado muy cerca de Brihuega, en Guadalajara. No tiene nada de especial, salvo que su iglesia acogió una boda muy pintoresca, la primera boda que se celebraba en Fuentes desde hacía más de 25 años, y yo tuve la suerte de ser el elegido para inmortalizar los recuerdos de esta fantástica pareja.

Paloma decidió, en honor a su abuelo paterno, que su boda sería allí, en un «pueblito bueno», como decía la gente de Aquarius, con sus gentes, sus calles empedradas y su iglesia pequeña pero acogedora.

Por si fuera poco, los compañeros del novio, militares de la U.M.E., realizaron una salida de la iglesia espectacular, con un cruce de sables a modo de pasillo, donde, al grito de «que se besen», impidieron el paso de los novios, hasta que no obtuvieron el ansiado primer beso de casados.

Todo esto ocurrió en Fuentes de la Alcarria, todo esto y muchas cosas más que, como podéis ver a continuación, tuve la gran suerte de poder retratar.

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

fotografía de bodas en Guadalajara, fotógrafo de bodas en Guadalajara

Esperando a Lucía – Paloma y Fran

Para ser sinceros, la última parte de la espera de un hijo es un momento largo y parece que nunca va a acabar. Los días se hacen eternos porque lo único que te apetece es que nazca ya, saber como es, a quien se parecerá, saber que está bien, cogerle, quererle, besarle, tener más miedo que otra cosa y mil sensaciones más que se agolpan durante las últimas semanas de embarazo.

Pero ese momento es también momento de alegrías y un momento muy especial para recordar y hacerse una bonita sesión de embarazo, como hicieron Paloma y Fran mientras esperaban, con muchas, muchas ganas, a Lucía.

La aventura de ser mamá y papá es maravillosa y arriesgada, llena de miedos y de esperanzas, pero sobre todo es una aventura que pasa MUY deprisa, que rápido se olvida todo porque la prioridad es el recién llegado, y cuando uno quiere mirar atrás ya casi no recuerda como era el tenerle dentro, el tocar sus pies y sus manos que se estiraban dentro de la tripa y sentir como se removía cuando mamá quería dormir. Por eso adoro la magia de la fotografía, el poder que tiene de congelar recuerdos, mantenerlos con vida mucho tiempo después de que a nosotros se nos hayan olvidado y de hacernos volver al momento en el que se tomaron.

Ésta es mi magia, y esto una preciosa colección de recuerdos.

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

fotografía de embarazo en Guadalajara

El sabor de la tierra – Preboda alcarreña

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid,preboda alcarreña

Dicen que no hay nada como el sabor de la propia tierra, de la gente con la que vives toda tu vida y que marca tu carácter y tu forma de ser. Y aunque también es cierto que uno no es profeta en su tierra normalmente, siempre da mucho gusto el que confíen en ti tus compatriotas.

Y es que, aunque a veces se nos resiste un poco Guadalajara, en el fondo, somos alcarreños de pura cepa, y eso se nota…

Un breve vistazo a las fotos de esta preboda alcarreña, con MariaJo y Rafa, en un lugar emblemático de mi querida Guadalajara, El Poblado de Villaflores (que yo toda la vida he llamado El Sotillo, aunque no sea correcto del todo).

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid, preboda alcarreña

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid, preboda alcarreña

fotografo de bodas, fotografo de bodas en guadalajara y madrid, preboda alcarreña

 

 

Mi primera publicación en un blog especializado

La verdad es que la entrada de hoy es un poco de autobombo, pero es que no todos los días alguien tan genial como Verónica, creadora y editora de Ideas para Boda, un sitio estupendo que no os podéis perder si os vaís a casar, o si, simplemente eres  como yo y como todos los que vivimos con tanta intensidad todo el «Universo Boda».

El caso es que Verónica se puso en contacto conmigo para hacer una pequeña entrevista a Celia y a Jose Carlos, sobre su boda y sobre todos los pequeños detalles de la misma, y para publicar un post con mis fotos.

No tengo palabras para agradecerle el detalle de fijarse en mi, que digo detalle, ¡DETALLAZO!, y por ser tan agradable, simpática y abierta. Da gusto trabajar con gente así.

Y para Celia y Mus (es que lo de Jose Carlos suena taaaan formal), no puedo decir mucho más de todo lo dicho. Ah si, una cosa, que nos debemos una postboda y que va a ser LA BOMBA.

Os dejo una captura de pantalla del blog de Verónica, visitadla y dadle un poco de «bloglove» que lo vale,¡ y mucho!

 

La universalidad de los sentimientos – Germán y Maite

Cuando llevas varias  bodas fotografiadas a tus espaldas te das cuenta de muchas cosas. Entre ellas la que más me ha impactado ha sido la universalidad de los sentimientos. Y es que da igual que la boda sea en Madrid, en Guadalajara, en Oviedo, o en cualquier ciudad de Europa, Estados Unidos, o en el rincón más apartado de Australia.

Los sentimientos son universales, preciosos e incontrolables, Y se muestran de mil maneras diferentes, en cualquier momento y sin previo aviso. Y es que es muy difícil controlar las lágrimas cuando tu hermana se pone recordarte, el día de tu boda y delante de todos tus amigos e invitados, toda tu infancia, O como te encargabas de ayudarlas a hacer los deberes, o peor aún se dedican a sacar los trapos sucios de tu pasado.

Y es que Germán, A pesar de ser una persona tranquila y que controla muy bien sus sentimientos, no tuvo más remedio que derrumbarse y una lágrima cayó por su mejilla cuando su hermana le dirigió aquellas palabra.

Pero no todo son lágrimas en una boda ni mucho menos. Maite, la otra «media naranja» de Germán estalló en risas cuando sus amigas le recordaron mediante un montón de regalos, su pasado con ellas.

Las risas, los lloros, los nervios, los gritos, no son sino la manifestación de todo lo que implica una boda, que es mucho, y es que, a fin de cuentas, no deja de ser nada más que la organización de una gran fiesta. Un día y una noche inolvidable para compartir con todos tus amigos y seres más cercanos.

Así es como se lo plantearon Germán y Maite, como una jornada para compartir su alegría con los que más querían y quieren, y diseñaron todo para realmente pasarlo bien, ¡incluso tuvieron una batucada en el restaurante que animo la fiesta hasta la hora de entrada al salón para cenar!.

La cena y el convite fue en el restaurante Los Girasoles, en Guadalajara, por si alguno le quedaba alguna duda acerca del mejor sitio para celebrar la boda de esta pareja que tiene tanta pasión por los girasoles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi primera boda en Guadalajara – Raul y Mirian en Los Girasoles.

Lo he dicho varias veces, uno no suele ser profeta en su tierra, pero en mi caso es más que patente. Sesiones y bodas en Santiago de Compostela, Oviedo, Pamplona, Huesca,… En casi todos los sitios excepto en Guadalajara, donde soy y donde vivo, y donde conozco cada uno de los rincones de esta ciudad.

Así que, ya que me iba a estrenar como fotógrafo de bodas en Guadalajara, había que hacerlo por todo lo grande, y que mejor que hacerlo en la concatedral de Santa María, uno de los templos más bonitos que tenemos.

Y de puro tradicionales que quisimos ser, fuimos innovadores, y es que hace muchos años que el parque de la concordia (o el parque de los patos que es como se conoce aquí) no se usa como escenario para hacer las fotos posadas de los reportajes de bodas, ya que era el típico escenario donde mis padres (que ya peinan canas) y la gente de su generación, se hacían las fotos. Pero como todo en esta vida, si le das el enfoque correcto y la visión adecuada, se puede transformar en algo bonito, innovador y diferente.

Y para acabar, una celebración estupenda con la gente de Los Girasoles, un restaurante que ha sabido captar el estilo y la necesidad de glamour que había en Guadalajara, y unirlo todo en un espacio genial y maravilloso a las afueras de la ciudad, donde poder disfrutar hasta la hora que se quiera sin temor a molestar a nadie.

En definitiva, una boda bonita, familiar, íntima, con momentos muy especiales y enmarcado en un sitio excepcional en el corazón de la Alcarria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Sierra Norte de Guadalajara y la fotografía de novios – Mirian y Raúl

Es muy cierto que en este país en general y en Guadalajara en particular (de dónde soy y dónde vivo), no se valoran en absoluto las auténticas maravillas que tenemos cerca y al alcance de un ratito en coche.

Dicen que uno no es profeta en su tierra y, aunque ha costado un poco, por fin puedo decir que soy Fotógrafo de Bodas en Guadalajara (así, con mayúsculas, porque «mis novios» hacen que todo sea a lo grande), y me alegro infinito que Mirian y Raúl me hayan dado la oportunidad, este año, de «estrenarme» en mi propia tierra, algo que, la verdad, me gusta mucho, y es que jugar en casa es algo maravilloso.

Y como era una oportunidad especial, nos escapamos a un sitio mágico en la zona de la llamada Arquitectura Negra de Guadalajara, donde las casas están construidas con pizarra, por lo que toda la zona tiene un encanto especial y mágico que te invita a contemplarlo todo y reconciliarte un poco con el universo.

Y allí nos plantamos, un lunes por la tarde, con la alergia de Raúl reclamando lo que era suyo, y nos metimos entre árboles, ramas, matas y zonas verdes en general. Menos mal que la lluvia hizo acto de presencia al rato de estar haciendo fotos por allí y el pobre pudo respirar tranquilo y dedicarse a su futura mujer a fondo, que le hacía ojitos, o más bien ojazos (azules para más señas) en todo momento y en cualquier esquinita de Valverde de los Arroyos.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El gran día de Celia y Mus – Boda en mitad de un bosque de Olivos en Madrid

Como ya os decía la semana pasada, esta semana tocaba LA BODA de Celia y Jose Carlos (Mus para los amigos), así, con mayúsculas bien grandes. Y es que sólo me salen palabras buenas y agradables para describir esta boda entre dos personas maravillosas y estupendas.

Y es que no hay nada más bonito que dos personas que se quieren y que se quieren de forma normal y natural, como son, sin artificios, sin cosas raras, sin querer ser en un día todo lo que uno no es durante el resto del año. Y eso es lo que pasó en esta boda, que los novios se querían por como eran y se comportaron como se comportarían otro día de su vida. Y como en fotografía menos es más, en este caso ese menos fue mucho más.

Y es, precisamente, esa sencillez es la que hace que las fotografías que saqué luzcan como lucen: con luz propia y con brillo natural, sin artificios raros ni necesidad de crear situaciones ficticias. Porque no es necesario montar un gran «sarao» y coger la fuente de chocolate más cara y el menú más extravagante para demostrarse amor, tan sólo hacen falta dos personas que se quieran y, sobre todo, que quieran compartir eso con toda su gente.

Para esta boda conté con la ayuda, siempre inestimable, de mi colega y amigo Hilario, el cual ha publicado su versión de esta boda en su propio blog y que podéis ver aquí.

En definitiva, éste y el post de Hilario es el resultado de la visión de dos fotógrafos con cuatro cámaras para dos novios que se quieren de verdad y sin tapujos, sin artificios y desde el corazón, y es que no hay nada más bonito en este mundo que el amor verdadero y sincero entre dos personas.

 

Postdata: ¡No os perdáis la última foto, por que en este trabajo es tan importante ser profesional y serio como saber disfrutar de la fiesta y del ambiente!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celia + Jose Carlos = Loki – Preboda en Madrid

Celia, cuando quedamos para vernos y hablar un poco de su boda, y de las ideas que tenían para ella, me dijo que tendría que practicar la fotografía de animales, no sabía lo en serio que me lo decían.

Y es que lo que siente esta pareja por su perro es equivalente a lo que se siente por un hijo. Loki es un pastor alemán precioso y juguetón que no paró quieto en ningún momento y con el que compartimos un buen rato de sol, parque y algún que otro beso.

Por que costaron un poco los besos, pero al final llegaron, ¡y de que forma oigan!.

Pasamos una tarde de risas, besos, babas de perro y buenas fotos, una antesala a una de las mejores bodas que he tenido en este año 2013 sin duda alguna.