Variando un poco – Marina y Victoria , Sesión de Mamá que quiere mucho a su hija

Porque no todo en esta vida son bodas, publicaciones en revistas especializadas (je) y demás historias. Porque a veces hay que volver a la relación más linda que existe, la que se tiene con los hijos.

Y es que, a pesar de que desesperen, de que a veces lo saquen de las casillas a uno, de que los quieras regalar al primero que pase por la calle o, incluso, de cosas peores, lo cierto es que tus hijos son lo más bonito que se tiene en ésta vida.

Y si tu primer día especial en la vida es el de tu boda, sin duda mi “segundo primer día especial y de todos los santos” fue cuando vino al mundo mi Lucía, y de eso hace ya 20 meses (qué rápido pasa todo, que alguien pare este carro loco llamado mundo que me bajo un poco). Y sólo puedo contaros que, a día de hoy, sigue curando todos los males una sonrisa de la Pequeña Princesa que tengo en casa (con permiso de la Reina de la casa, claro)

Así que es fácil imaginar que Marina siente lo mismo hacia Victoria, aunque fue hace algo más de tiempo, y Victoria no para de hablar, de correr, de gritar, de contarme mil historias de las Monster High, de protestar porque su madre quiere irse un rato a tomar algo con las amigas (benditas abuelas que todo lo valen y que tanta vida social permiten).

Así que, aprovechando que viene el buen tiempo, que apetece pasear por los parques, que hay muchas ganas de que nos dé un poco el sol y de pasar un rato agradable con los nuestros, os traigo unas fotos con mucho cariño, con mucho amor, y risas, y carreras, y gritos y Monsters High, bueno de esas no, que lo que se trajo Victoria creo que era una Barbie (si, ya se, debería ir haciendo el master en muñecas, pero por ahora Lucía sólo conoce a Pocoyó y a sus amigos, así que no voy mal).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elora, la pequeña princesita leona

Cuando Cintia me dijo que estaba embarazada me hizo mucha ilusión ya que, en su día, se realizó conmigo una sesión muy especial para su chico y me hizo saber que, por aquel entonces, ya tenía dentro de sí este pequeño bichito que pronto se convertiría en lo que veis aquí. Además, siempre es genial volver a trabajar con antiguos amigos.

Yo, que había sido papá seis meses antes, como que estaba (y sigo estando) más sensible con estos temas.

El caso es que, cuando la pequeña Elora nació, Cintia se acordó de mí otra vez y me llamó para hacerle unas fotos, -porque no hay nada más bonito que tener el recuerdo de tu bebé recién nacido- que capten lo que pasa tan rápido. Y es que crecen a una velocidad de vértigo, en un abrir y cerrar de ojos los tienes gateando y en otro parpadear, ya están corriendo por toda la casa sin dejar de tocarlo todo.

Así que fuí a ver a la nueva miembro de la familia, y, como en la película del Rey León, resultó ser una adorable bebé, que parecía un peluche cuando le pusimos el gorrito (iba a decir que sólo nos faltó el mono para rodar la escena de la película, pero para eso ya estaba yo ;).

_VSB5000 _VSB5016 _VSB5033 _VSB5089 _VSB5100 _VSB5114 _VSB5135-Edit _VSB5138 _VSB5141 _VSB5154 _VSB5218

Ya es primavera!!!

Porque la primavera ya ha llegado con mucha fuerza y muchas ganas, y con ella los paseos, el solecito, pasar tiempo con los más pequeños de la casa.

Y los días se alargan más, sube la temperatura y apetece estar en el parque o incluso ir al campo!

¡Y pronto, muy pronto, vamos a celebrarlo con muchas fotos especiales!

 

¡¡Mientras tanto, sed felices!!!

 

 

victorsaboya-fotografía-de-familia-en-guadalajara

Manos arriba, esto es un enlace – May y Elo, se casan dos amigos

En este mundillo de las bodas, cuando un compañero te llama para que le hagas las fotos el día de su enlace es algo especial, pero cuando son dos, tanto ella como él, fotógrafos (y de los buenos, no os vayáis a pensar que hablamos de cualquier tipo de fotógrafo), pues la cosa se vuelve especialmente especial.

Elo y May son dos AMIGOS, así, con letras grandes, de neon y brillantes. Son de esas personas que, una vez que entran en tu vida, ya no quieres que salgan de ella de ninguna manera, y ellos entraron en la mía en un momento especial: cuando yo estaba comenzando en esto de la fotografía; y ahora sé que no podría entender parte de mi fotografía sin ellos.

Juntos hemos hecho locuras auténticas, como irnos al retiro a regalarle piruletas a la gente sólo para que nos dejasen hacerles fotos (hay video de ello, prometo subirlo si me lo pedís más de 10 personas 😉 ), hemos realizado exposiciones juntos en Madrid y han sido dos compañeros de fatigas a los que recurrir cuando los ánimos flaquean.

Así que, cuando me dijeron que querían que recogiese el momento de su enlace, en un acto íntimo y para poca gente, no me pude negar.

Os puedo asegurar que ha sido una de las bodas más íntimas y bonitas que he vivido en 2012, porque es lo que tiene hacer las cosas en familia.

¡Se os quiere, familia!

 

 

 

 

Lucía, el motivo de mi ausencia

Es cierto que llevo unos meses ausente, si bien sigo trabajando y haciendo bodas y fotografía en general, pero no lo publico aqui.

El motivo de mi ausencia es Lucía, y no, no me he “cambiado” de mujer. Sólo he agregado otra más a mi vida.

Lucía vino a este mundo el 18 de julio de 2012, a las 3: 20 de la madrugada en el hospital clínico de Guadalajara (España).

Desde ese momento, nada ha sido igual. Muchas noches con poco sueño encima, alguna que otra crisis nocturna pero sobre todo mucho amor y muchos besos y abrazos por parte de su mamá, Belén, y su papá.

Arrugadita, roja, llorosa y con los ojos enórmemente abiertos y grandes desde el minuto cero, Lucía ha llegado para cambiarme la vida. Y es la cosa más bonita que jamás he visto.

A partir de hoy, todo vuelve a la “normalidad”, aunque creo que ya nada va a ser como antes ;).

 

 

 

 

 

 

 

Sonrisas por Navidad.

María, la madre de Paula y de Alba quería regalarle a la abuela de las niñas un recuerdo de ellas dos junto con su nuevo primito Iker, así que nos reunió a todos un viernes por la tarde para hacer un minireportaje para regalarselo a la orgullosa abuela.

Y aunque Paula, la más pequeña, se mostró un poco reticente a hacerse fotos, su hermana Alba y su entusiasmo fueron calando poco a poco, hasta que finalmente acabó posando como la mejor modelo de la pasarela Cibeles.

Mientras tanto su pequeño primo Iker, ajeno a todo y a todos, sólo reía y reía, contagiando a todos los que estábamos allí de la alegría inocente que tienen los niños, haciendo que, este que os escribe, se haya planteado que como propósito de año nuevo el conseguir un poco de esa ilusión infantil que tienen los niños, de esa que hace que se te ilumine la cara y que sonrías sin sentido.

Así que, aprovecho este pequeño post para desearos lo mismo, que este año 2012 consigáis un poquito de esa felicidad infantil que a todos nos hace falta. ¡Felices fiestas a todos!

 

 

photocrati gallery